SUBE UN 2,4% EL PRECIO DE LA VIVIENDA EN ALQUILER

España sufrió en septiembre la mayor caída en el sector de la construcción de toda la Unión Europea. La actividad se contrajo un 10% respecto al mismo mes del año anterior, frente al 0,3% que creció en el conjunto de los Veintiocho, por detrás de otros miembros como Eslovenia (-8,1%) o Francia (-2,6%). Los datos, ofrecidos ayer por Eurostat, tampoco son positivos cuando se mira la evolución mensual, ya que la actividad retrocedió un 2,4% respecto a agosto y el país volvió a ser de nuevo el de peor evolución en la UE (+0,3%), situándose también en la cola de la región, sólo por delante de Suecia (-4,9%) y Rumanía (-3,4%).

La desaceleración económica y la normalización del mercado inmobiliario en España han empezado a hacer mella en el ladrillo, después de varios años de recuperación. Basta mirar la evolución de los últimos meses y los últimos trimestres. Por ejemplo, entre julio y septiembre de 2019, la actividad constructora se contrajo un 1,7% en el país, frente al 1% que creció el trimestre anterior.

Junto al enfriamiento de la economía, el otro factor que está detrás del batacazo de la actividad constructora en septiembre es el frenazo en el mercado de la vivienda tras varios ejercicios en auge. Las compraventas, por ejemplo, cayeron un 12% en el noveno mes del año respecto al mismo periodo de 2018, según los últimos datos del INE, y hasta ese momento, el número de transacciones había bajado un 3,2%.

«El sector está viviendo una adecuación de la demanda y la oferta», apunta Marcos Beltrán, director general del servicer Altamira y responsable del área de Real Estate. «Aunque la evolución depende de las zonas y los nichos de mercado», matiza. Hay zonas que aún no se han recuperado de la anterior crisis y zonas donde la tensión ha provocado un repunte casi inasumible de los preEl precio de la vivienda en alquiler en España subió un 2,4% en octubre y un 3,6% en la variación interanual, situando el precio medio en 9,81 euros el metro cuadrado, según el último estudio elaborado por Fotocasa. Por Comunidades Autónomas, Madrid y Cataluña (14,82 y 13,84 euros el metro cuadrado, respectivamente) son las regiones más caras para alquilar una vivienda, seguidas de País Vasco, Baleares y Canarias, con 12,71; 12,49; y 9,89 euros el metro cuadrado cada una. Navarra, con un incremento del 8,2%, es la autonomía que más sube de precio, mientras que Cataluña es la región que más desciende el precio en el mes de octubre, un 0,4% menos. Según el informe, el precio del alquiler sube en 38 de las 47 provincias analizadas. El incremento mensual más acusado lo registra Navarra, con un 8,2%, seguida de Cuenca (+7,4%), Huesca (+4,9%), Ávila (+4%) y Jaén (+3,9%). Por el contrario, las provincias más baratas para alquilar fueron Castellón (-2,7%), Gerona (-1,7%), Cáceres y Valladolid (ambas con -1,4%).

borado por la consultora CBRE, en la capital catalana se contabilizan en lo que va de año 260 proyectos de construcción y/o rehabilitación frente a los 272 registrados en 2018, lo que significa un descenso del 4%. En Madrid, por su parte, la misma consultora contabilizó en la misma fecha 482 proyectos, frente a los 415 del año anterior.

Con respecto al alquiler, el precio de las viviendas subió un 2,4% el mes pasado, dejando el precio medio del metro cuadrado en 9,81 euros.

Los expertos descartan por ahora que la construcción vaya a entrar en terreno negativo, pero la confianza ya ha comenzado a resentirse. Según la Encuesta de coyuntura del sector de la construcción publicada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el Indicador del Clima de la Construcción (ICC) en España retrocedió hasta un valor de -5,4 puntos en el mes de octubre, 2,5 menos que el mes anterior y 7,4 por debajo del valor que registró en octubre de 2018. La bajada viene motivada por unas peores expectativas de empleo (-1,8 puntos) y en la cartera de pedidos (-8,9 puntos) «Este año aún vamos a crecer, pero el próximo podríamos encontrarnos con más problemas», aseguran las fuentes consultadas. De acuerdo con sus estimaciones, en términos de contabilidad nacional se espera un crecimiento entre el 3% y el 4% de media anual. Y lo mismo ocurre con el empleo, donde aspiran a cerrar el año creando trabajo, frente a la moderación prevista para 2020.

El sector tampoco es ajeno al impacto de la situación política en nuestro país. La fragmentación parlamentaria salida de las urnas el 10N deja en el aire cuestiones regulatorias que podrían acabar afectando a la construcción. A priori, el PSOE tenía la intención de aumentar el gasto en infraestructuras, pero todo dependerá de las alianzas que finalmente logre reunir y de la marcha de la economía. «Si los Presupuestos son muy rígidos, habrá problemas para garantizar esas inversiones. Si hay que elegir entre construir carreteras o construir hospitales, la elección parece clara», apuntan desde el sector.

Deja un comentario