Las inmobiliarias se preparan para una nueva crisis

La crisis del coronavirus y el parón en la economía española por el estado de alarma han puesto contra las cuerdas al sector inmobiliario. En las últimas semanas ha coexistiendo una doble realidad que explica la inercia que aún se mantenía de una actividad al alza hasta febrero, reflejada en las obras que no se habían parado, con la huida de la demanda hacia el confinamiento. Producción y precios se resentirán, aunque nadie está en condiciones de predecir con exactitud las magnitudes de la nueva crisis del sector que peor parado salió del cataclismo económico del 2008, pero no hay duda de que esa crisis viene.

«En las obras se estaba trabajando con cierta normalidad. Se apreciaban ciertos problemas de abastecimiento de suministros tanto en Baleares como en Canarias, pero en general la situación estaba más normalizada que la semana pasada», De esta forma explicaba la situación el pasado viernes Daniel Cuervo, secretario general de la APC España. «El transporte de mercancías está funcionando y esto facilita la continuidad de la obras que se encuentran en ejecución. Si esta circunstancia cambiase ya veríamos cómo podría impactar en el funcionamiento de la actividad», agregaba. Esa situación ha mantenido su vigencia hasta el pasado viernes. El último decreto del Gobierno impide que siga la edificación, no considerada esencial, lo que se suma a las dificultades por las que ya pasa el sector.

/ La actividad residencial ya se había paralizado de forma notable. Hay una brusca caída en este mes de marzo. «La actual situación tendrá un impacto claro en el mercado y la previsión es que la afectación sobre los datos anuales totales de operaciones dependa claramente de la duración de esta situación y de la recuperación en cuanto este periodo finalice», afirma Iheb Nafaa, consejero delegado de Servihabitat, el servicer participado por Caixabank. Para el conjunto del año «se están barajando caídas totales de entre el 20% y 25% de las transacciones habituales», agrega. Algo casi inevitable a juzgar por las expectativas de descenso del producto interior bruto (PIB), que Servihabitat considera que puede estar el 3% y el 7%. Nafaa, además, apunta que la recuperación no será inmediata, sino en forma de U.

El sector está «tocado de muerte», enfatiza la presidenta de la Federación de Asociaciones Inmobiliarias (FAI) de España, Nora García. Los profesionales que se ocupan de la intermediación, de las ventas, consideran que las empresas del sector tendrán enormes dificultades para «reponerse» cuando termine el confinamiento: «Ya veníamos con un poco de frenazo y esto ha sido la puntilla», ha lamentado. Lo cierto es que las estadísticas de compraventas de viviendas de marzo compararán bastante mal con las de enero (últimas disponibles), mes en que cambiaron de mano 46.927 viviendas. Dos meses de parón pueden suponer más de 92.000 transacciones sin realizar.

La actividad de los agentes de la propiedad inmobiliaria «resulta inviable y comporta la paralización efectiva de su trabajo», explica Gerard Duelo, presidente de ese colectivo. «Debería estar contemplada expresamente en la lista de actividades limitadas por el decreto 463/2020». Así este colectivo, que representa a 46 colegios de toda España y a unos 10.000 agentes, reclama que las empresas puedan acogerse a los expedientes de regulación temporal de empleo.

/ «Dada la premura con que se ha elaborado la normativa, han quedado vacíos legales que perjudican a determinadas actividades, entre ellas, la de agente de la propiedad inmobiliaria, que ve imposible el desarrollar su trabajo habitual», insiste Duelo.

La comercialización ha quedado «paralizada al 100%» y se resume ahora en mantener vivo el contacto con potenciales clientes para que, cuando pase el estado de alarma, se puedan reactivar las ventas. «Las operaciones han caído radicalmente», comenta Albert Bosch, consejero delegado de Housfy, primera inmobiliaria on line. «Antes de la crisis estábamos realizando hasta ocho ventas diarias, y estas han caído hasta pararse», agrega.

Panorama

ECONOMÍA

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS LBARCELONA

SECTOR EN DIFICULTADES

IMPACTO EN EL MERCADO ACTIVIDAD OLVIDADA

Deja un comentario